Conectate con nosotros

Principios y Valores

Respeto de los Derechos Humanos.

 

Reconocer en todas sus dimensiones el respeto a la libertad, igualdad y dignidad de las personas como titulares de Derechos Humanos, para lograr una convivencia pacífica en diversidad y armonía con la naturaleza.

 

Legalidad.

 

La Policía Nacional debe actuar conforme al ordenamiento jurídico vigente a nivel nacional e internacional como lo son tratados y acuerdos internacionales,promoviendo y respetando los derechos humanos de los ciudadanos.

 

Participación ciudadana.

 

Garantiza la interacción, contribución y colaboración de la ciudadanía con la gestión de la Policía Nacional, logrando fortalecer el desarrollo social, la seguridad ciudadana y el orden público, de conformidad con lo que dispone la Ley.

 

Igualdad.

 

Los servidores y servidoras policiales, respetan la diversidad de etnia, religión, orientación sexual, género y otras previstas en la Constitución, reconociendo la igualdad de derechos, condiciones y oportunidades de las personas, sin discriminación de ninguna clase.

 

Eficacia.

 

La institución policial garantizará el ejercicio de sus competencias en el cumplimiento de sus objetivos y metas, mediante una gestión que deberá ser planificada y evaluada periódicamente.

 

Eficiencia.

 

El cumplimiento de los objetivos y metas institucionales de la Policía Nacional se realizará con el uso adecuado y moderado de los recursos tanto humano, material, tecnológico y financiero.

 

Modernización.

 

La Policía Nacional estará en constante mejoramiento y tecnificación acorde a las nuevas tendencias presentes en el sector de seguridad para cada uno de los servicios policiales que brinda a la ciudadanía; siendo el conocimiento y la tecnología indispensable para el actuar policial.

 

Imparcialidad.

 

Es la objetividad y neutralidad en el desempeño de las funciones de los servidores o servidoras policiales que en su accionar diario interviene con diligencia, integralidad y honestidad en el marco de la ley, sin favorecer indebidamente a persona o grupo alguno.

 

Transparencia.

 

Los actos realizados por la Policía Nacional son de carácter público y garantizan el acceso a la información y veracidad de la misma, salvo los casos expresamente autorizados por la ley, de modo que se facilite la rendición de cuentas y el control social.

Tolerancia.

 

Los servidores policiales deben promover y preservar el respeto entre ciudadanos, nacionalidades, etnias, entre otras respecto a toda la diversidad de creencias, culturas e idiomas presentes en el territorio nacional, promoviendo activamente una cultura de paz y diálogo, sin atentar contra el bien común y comprometidos con la sociedad ecuatoriana.

 

 

Valor.

Es la virtud que permite dominar y controlar el temor con firmeza y eficacia las situaciones de riesgo o peligro, para lo cual el servidor policial tiene que afrontar con actitud positiva y voluntaria acciones para cumplir con la misión institucional.

Disciplina.

 

Es el elemento fundamental para el cumplimiento ordenado, organizado y perseverante de las obligaciones que como profesionales de la seguridad nos fueron encomendadas por la sociedad ecuatoriana.

 

Lealtad.

 

Es la fidelidad de asumir el compromiso con la institución, con nuestros superiores, pares y subalternos, a quienes no podemos traicionar con un comportamiento que manche el prestigio y la imagen de la Policía Nacional.

 

Integridad.

 

Es la cualidad que permite tener coherencia entre lo que se piensa, siente, dice y actúa; implica trasparencia, honestidad, rectitud, honradez, cumplimiento y actuar tanto en la vida personal, laboral y social, sin temor a ser juzgado.

 

Responsabilidad.

 

Es el cumplimiento de las tareas encomendadas de manera oportuna en el tiempo establecido, involucra la toma de decisiones de manera ágil, consciente y adecuada, sujetándonos a los procesos y procedimientos institucionales, para garantizar el bien común.

 

Solidaridad.

 

Es la actitud de los servidores policiales para demostrar interés y responder a las necesidades de la ciudadanía con empatía y entereza.

 

Perseverancia.

 

Es la virtud de nunca desfallecer en el cumplimiento del deber, con constancia y tenacidad, trabajando continuamente tanto por objetivos personales e institucionales, sin importar las adversidades.

 

Credibilidad.

 

El servicio policial se alinea con las premisas de verdad y justicia, en la aplicación de procedimientos legales y de calidad que permitan merecer la confianza de la ciudadanía.