Conectate con nosotros

Miranda, el policía más antiguo de la institución

Publicada

en

Francisco Miranda González siente que está por cumplir su meta. El próximo 28 de febrero de 2014 el suboficial mayor se jubila luego de desempeñar los 36 años que corresponden a esta profesión. Es uno de los policías más antiguos del Ecuador.

Por toda su trayectoria, Miranda es como un libro abierto a la historia policial de Manabí, donde actualmente labora. Es oriundo de Cañar pero lleva 34 años en Portoviejo por lo que se considera un manaba al 100%. ¨Claro que me gusta la salprieta como buen manaba¨, afirmó.

Alegre, espontaneo, franco, humilde y sobre todo respetuoso, así se considera Miranda.  Afirma que esas cualidades son las que lo hicieron escalar.

Su hermana mayor Mariana fue quien lo formó debido a que la mamá falleció cuando tenía 9 años y el padre los dejó a temprana edad. A partir de eso, Miranda aprovechó bien sus estudios. En tiempo de vacaciones trabajaba para ayudar en los gastos de la familia. Cargador de sacos, agricultor, vendedor de globos con agua en tiempo de carnaval, fueron algunas de sus actividades.

Al terminar el colegio decidió probar suerte ya sea en la vida militar o en la policial y esta última opción tuvo más peso. ¨Ser policía ha sido todo para mí¨, señaló.

Fue allí donde inició su pasión por el servicio a los ciudadanos. Policía, cabo segundo, cabo primero, sargento segundo, sargento primero, suboficial segundo, suboficial primero y suboficial mayor son los rangos que fue alcanzando el agente.

Pero de todo ese camino recorrido le quedan grandes anécdotas. ¨Cómo quisiera con esta experiencia que ahora tengo, volver 20 años atrás y seguir ayudando¨, indicó.

Su vocación por el servicio lo ha llevado a ayudar a personas enfermas con cáncer o con algún problema.  Cuando está franco, suele visitar hogares de bajo nivel económico para regalar víveres, esto lo hace con perfil bajo.  ¨Uno se siente bien realizando estas actividades y allí aprendes a valorar muchas cosas¨, afirmó.

Viejos amigos

Miranda también guarda momentos difíciles, como el hecho de perder amigos. ¨Hace varios años, cuando trabajamos en el cuartel viejo de Portoviejo, un compañero se despidió porque le dieron el pase a Santa Ana, ocho días después lo encontraron muerto, es duro enterarse de estas noticias¨, añadió.  En otra ocasión, un colega pasaba por donde se estaba produciendo el robo de un banco, en la calle 18 de octubre, le dispararon y falleció.

Y así muchos otros instantes ha superado el suboficial mayor, aunque, asimismo posee momentos de júbilo como el recibir en este año el Bastón de Mando, que dentro de la vida institucional representa un alto reconocimiento que le ha servido para renovar su compromiso con la ciudadanía y la institución.

¨No esperaba este reconocimiento que lo recibí de manos del  Ministro del Interior, José Serrano.  No recuerdo bien lo que me dijo porque yo estaba sorprendido y emocionado, sólo entendí que era un ejemplo para mi país. Cuando di la vuelta, mi hija mayor, Sandra, estaba ahí y no pude evitar llorar¨, recuerda.

Áreas de trabajo

Tránsito, Servicio de Investigación Criminal, Migración y Servicio Urbano, son las áreas en las que ha trabajado recorriendo El Carmen, Chone, Manta, Jipijapa y Portoviejo. Actualmente es el secretario del coronel Ramiro Mantilla, jefe de la zona 4. ¨Todo lo que he hecho, lo hecho con amor, es así como uno llega al éxito¨, agregó.

El apoyo de su familia ha sido fundamental, su esposa Olga Cedeño y sus hijos Sandra, Jonathan y Juan Francisco son su inspiración. ¨Quiero dedicarle más tiempo a ellos, ahora que voy a dejar la vida policial. Sin embargo, me costará el cambio, extrañaré el levantarme muy temprano para ir al trabajo¨, acotó el agente de 53 años de edad. El suboficial mayor quiere dedicarse uno o dos meses a recorrer Ecuador con su familia.

Anhela aprovechar sobre todo a su hijo menor Juan, quien tiene 9 años y a los dos nietos que tiene por parte de su hija mayor Sandra.

Lo que deja

Salir de la Policía le implica dejar casi toda su vida. ¨Creo que será un momento emotivo¨, comunicó. Amigos, compañeros, historias policiales, todo esto quedará en su memoria. Afirmó que su vida será contada a sus nietos y les enseñará los uniformes que usó, las fotos, condecoraciones y el Sablín de Mando.

A las futuras generaciones de la Policía les aconseja que trabajen con calidad, que sean respetuosos, honrados y leales. ¨El respeto es lo principal, uno debe respetar para que lo respeten¨, finalizó. /Min. Interior/ M. Rojas /DNCE

Click para comentar

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *