Conectate con nosotros

Comunicamos

Demostraciones lúdicas enseñan la gravedad del uso de pirotécnicos

Publicada

en

Mediante demostraciones impresionantes y en tiempo real, el Ministerio del Interior, la Policía Nacional y la Intendencia General de la Policía de Pichincha, buscan erradicar el uso de juegos pirotécnicos y material explosivo, principalmente en estas fechas festivas que se aproximan. El mensaje es claro, ‘los pirotécnicos no son juego de niños’ y pueden generar daños irreversibles en el cuerpo humano.

En esta ocasión, la Comisaría cuarta de Pichincha organizó una mañana alegre, divertida y llena de aprendizaje para los niños de la Unidad Educativa Darío Guevara, ubicada en San Roque. Miembros del Grupo de Intervención y Rescate (GIR), especializados en explosivos, prepararon el patio de la escuela para las demostraciones.

De un arco de fútbol colgaba un monigote, una sandía y un pollo pelado y muerto. Los menores se mantenían alerta esperando descubrir de qué se trataba esa presentación. Sin embargo, su curiosidad tuvo que esperar para en primer lugar recibir a Paquito y sus amigos en su peculiar show.

Paquito ‘el niño policía’, recomendó a los niños no dañar sus vidas ni la de sus familias por el uso de pirotécnicos.

Javier Ladino, director de Control y Orden Público del Ministerio del Interior, señaló que la campaña apunta a demostrar el gran peligro que existe al manipular los explosivos, principalmente por parte de los niños que son las principales víctimas. «Queremos hacer conciencia en niños, maestros y padres de familia, para evitar graves accidentes».

Para alegrar la mañana y los ánimos de los pequeños, el Centro Regional de Adiestramiento Canino (Crac), presentó a sus mejores elementos caninos, quienes presentaron un show de obediencia y generaron muchas risas y aplausos de los pequeños y de todos los presentes.

Finalmente llegó el momento esperado por todos. Los expertos en explosivos del GIR encendieron mechas con explosivos en cada uno de los elementos. Uno a uno explotaban dejando rastros de destrucción a su alrededor. Con gritos de sorpresa, los presentes comentaban la gravedad de las explosiones.

Estudiantes comprometidos

Juan Carlos Cormachi está en séptimo grado y no podía contener su emoción al observar el despliegue de las unidades policiales y a Paquito. «Aprendí que no debo jugar con juegos pirotécnicos porque puedo perder manos o pies», comentó.

Para Melanie Proaño el mensaje fue muy claro. «Por jugar con explosivos nos podemos lastimar». La menor de edad aseguró que haría llegar el mensaje a toda su familia y amigos para que todos conozcan del peligro de los pirotécnicos./MDI/DNCE

Click para comentar

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tendencia